Coalición Canaria persigue un modelo de desarrollo insular equilibrado que cree empleo y favorezca la cohesión social en todo el territorio de la isla, en todos los municipios y para todos los tinerfeños vivan donde vivan. Para ello, cada comarca debe reforzar el potencial que la hace más competitiva, al tiempo que se propicia un reparto de la riqueza generada por todo el territorio insular.

Uno de los grandes valores de esta isla es precisamente la diversidad que atesora su territorio. Esta diversidad ha de funcionar como un perfecto sistema de elementos complementarios que genera sinergias. Tan importante para la competitividad económica de Tenerife son las instalaciones turísticas del Sur, como el patrimonio histórico y cultural del área metropolitana, como el patrimonio natural o gastronómico del Norte y de la Isla Baja, y por ello es determinante para el equilibrio insular la interconexión real y virtual de toda la isla.

El turismo seguirá siendo nuestro principal motor económico y de crecimiento, capaz de tirar del resto de sectores (otros servicios, agricultura, industria..). El empleo generado por el sector turístico debe ser tanto en la propia actividad alojativa como en los servicios complementarios y en el resto de sectores y, por tanto, su localización no estará exclusivamente allí donde se ubique la actividad hotelera sino en toda la isla.

El Sur de Tenerife adquirirá mayor protagonismo en la economía insular como polo de arrastre del resto de actividades económicas. Coalición Canaria quiere concluir las infraestructuras de comunicación y transporte que, unidas a una mejor oferta de servicios turísticos, impulsarán no sólo esa zona sino el desarrollo de toda la Isla. El cierre del anillo viario insular y el impulso al proyecto del tren del Sur no sólo favorecerán el acceso a las oportunidades laborales de la zona Sur a todos los tinerfeños, sino que además facilitarán la visita de los turistas al área Metropolitana y al Norte de la Isla para que disfruten de la oferta de servicios complementarios, distribuyendo así el gasto por toda la Isla. La mejora de las telecomunicaciones, con el cierre del cable de fibra óptica, reforzará el impulso económico y, sobre todo, favorecerá el equilibrio territorial en la distribución de la actividad económica. Estas nuevas infraestructuras se ajustarán a la situación de las finanzas públicas y han de ser sostenibles en cuanto a su mantenimiento y conservación.

En el Norte de la isla, el Puerto de la Cruz, ciudad turística por excelencia, ejemplo de convivencia entre la población local y el visitante, donde se entremezcla lo turístico con lo residencial, requiere un tratamiento singular en lo urbanístico y en lo turístico que posibilite y potencie esa singularidad y la dote de aquellos equipamientos insulares y comarcales que impulsen su revitalización y la consoliden como polo de actividad económica en todo el valle de la Orotava. El municipio de Icod de los Vinos debe potenciarse como centro comarcal que permita localizar nueva oferta de servicios y equipamientos así como de actividad industrial. La comarca de la Isla Baja está llamada a poner en valor sus muchos atributos ligados a su patrimonio natural, haciendo compatible el aprovechamiento de recursos naturales tan valiosos como Masca y Teno con sus sostenibilidad, y la comarca de Acentejo debe explotar la riqueza gastronómica y enoturística que la caracteriza y que constituye un referente en la isla.

El área metropolitana por su parte, debe consolidar su papel de capital insular mediante la colaboración entre Santa Cruz y La Laguna. Proyectos que demuestran esta cooperación son la creación de dos parques tecnológicos y la complementariedad de la oferta cultural y de ocio de ambas localidades favoreciendo su comercialización como actividad complementaria turística. Especial mención merece, la potenciación del área metropolitana como ciudad turística receptora de cruceros a través del puerto.

Todas estas actuaciones tienen como finalidad crear nuevos y mejores empleos y facilitar el acceso a los mismos desde cualquier parte de la isla.

Con el fin de allanar esta senda hacia el crecimiento en los próximos años, es imprescindible que avancemos paralelamente en la transformación de la Administración Pública para hacerla sencilla, clara, flexible, transparente y abierta. Por ello, estas actuaciones estratégicas en las distintas zonas de la isla irán acompañadas de una apuesta clara por la simplificación administrativa, por la eliminación de las trabas burocráticas y normativas que dificultan la inversión y frenan la creación de empleo ligada a la misma. Esta mayor flexibilidad ha de ir acompañada de una rigurosa transparencia y una real y eficaz participación ciudadana. Y es que avanzar hacia el progreso de Tenerife concierne no sólo a sus instituciones, sino también a los ciudadanos a los que éstas representan. Despertar la responsabilidad de todos sobre nuestro futuro alimenta nuestra esperanza.

Resulta vital garantizar una mayor interconexión entre todos los sectores productivos de la isla. Conectar el turismo con la industria y la agricultura y estos dos últimos entre sí. Hemos de trabajar para dar garantías de permanencia, estabilidad y seguridad en los principales instrumentos de desarrollo industrial (ayuda al transporte, AIEM, deducciones fiscales, REA, etc.). Medidas que han de ser complementadas con otras en el ámbito comercial de apoyo a la marca “productos elaborados en Canarias”, favoreciendo su internacionalización.

Hay tres ámbitos horizontales en los que el Cabildo debe hacer un trabajo especial para garantizar la competitividad de la actividad industrial. Se trata de:

1.- La disponibilidad de suelo industrial para la industria ligera, tanto en el Norte como en el Sur, ejecutando para ello las previsiones contenidas en el respectivo Plan Industrial Insular y especialmente con los  dos parques tecnológicos  -Cuevas Blancas y Hogar Gomero- que creará la infraestructura necesaria para acoger las inversiones en campos de investigación, desarrollo e innovación.

2.- Formación profesional para el sector, propiciando que los planes formativos se adecúen a las necesidades reales del sector con modelos formativos, como el dual,  más ajustados a la realidad empresarial.

3.- Disponibilidad de fuentes energéticas. Propiciando la generación distribuída a través de fuentes renovables y ajustando los peajes de respaldo, así como posibilitando la diversidad de fuentes de aprovisionamiento s través del gas.

Por otra parte hay tres sectores con enormes posibilidades de desarrollo que resulta necesario apoyar para facilitar su expansión. Se trata de empresas dedicadas al reciclaje y recuperación del medio ambiente, el sector energético y las reparaciones y suministros marinos.

Nuestro compromiso
  • Impulsar la ejecución del puerto de Fonsalía (Guía de Isora) para que aglutine el tráfico comercial. Esto liberará al muelle de Los Cristianos del tráfico pesado y potenciará su perfil de puerto deportivo y pesquero de primer nivel.

  • Activar una segunda terminal en el aeropuerto del Sur e intensificar la conectividad aérea con el resto de Islas, la Península y el exterior.

  • Cerrar el anillo insular de carreteras en el tramo El Tanque-Santiago del Teide y el tercer carril de la TF-1, además de impulsar el futuro tren entre la zona metropolitana y el Sur de la Isla.

  • Poner en funcionamiento el Puerto de Granadilla que, junto a la construcción de la planta regasificadora, será un revulsivo para la actividad industrial y el transporte.

  • Culminar el cierre del cable de fibra óptica que permitirá dar un servicio similar en materia de telecomunicaciones a toda la isla.

  • Desarrollar la industria del reciclaje entorno al Complejo Ambiental de Tenerife (Arico).

  • Poner en marcha nuevas infraestructuras hidráulicas que permitan un mayor volumen de agua depurada y desalada abriendo nuevas posibilidades para la agricultura.

  • Revitalizar el Puerto de la Cruz y consolidarlo como polo de actividad económica mediante las intervenciones estratégicas previstas en el Plan de Mejora y Modernización Turística – en particular el nuevo puerto deportivo, la nueva estación de guaguas, la rehabilitación de la Playa de Martiánez, la ampliación del Jardín Botánico y la mejora de los espacios públicos – así como otras también necesarias y relevantes como la rehabilitación del Hotel Taoro.

  • Mejorar la TF-5 mientras se avanza en la puesta en marcha del tren del norte y se cierra el anillo insular en los tramos que restan.

  • Potenciar la oferta de servicios y equipamientos de Icod de los Vinos como catalizador de una mayor actividad industrial.

  • Enlazar los municipios costeros de la Isla Baja mediante carriles para bicicletas y recuperar algunos de los senderos que discurren por sus bosques, protegiendo sus múltiples valores, para fomentar un disfrute sostenible de los mismos que sea compatible con la generación de actividad económica.

  • Articular en torno al proyecto Rambla de Acentejo la oferta comercial, gastronómica y enoturística de la comarca como iniciativa integrada de revitalización económica de los municipios que ésta abarca.

  • Potenciar el área metropolitana en el ámbito de los barrios limítrofes entre Santa Cruz y La Laguna como Taco, El Sobradillo o Tíncer.

  • Propiciar una mayor vinculación de Santa Cruz con su puerto como motor de actividad económica (cruceros, reparación naval, nueva marina y zona industrial).

  • Desarrollo del área metropolitana como centro de conocimiento insular a través de la culminación de los dos parques tecnológicos, ya en fase de construcción.