Nuestra condición de ultraperificidad hace más patente seguir apostando por generar empleo verde e industria verde en nuestra tierra. El plan insular de residuos sólidos y posteriormente el plan territorial especial de ordenación de los residuos han hecho que hoy día contemos con la planta más innovadora de reciclaje de aparatos eléctricos y electrónicos, poniendo a disposición de toda la industria e inversores que quieran apostar por este modelo de industrias vedes un suelo de 15.000 m² para empresas dedicadas al reciclaje y en un futuro muy próximo unos 700.000 m² destinado a industria relacionada con la generación, investigación y desarrollo de empleo verde.  Si al coste medioambiental de sacar cualquier residuo fuera de las islas sumamos la reciente supresión de las bonificaciones al transporte de mercancías se hace más difícil y costoso cualquier tipo de importación, de ahí que consideremos fundamental nuestra soberanía en materia energética, en gestión de residuos y su reciclaje entre otras muchas  materias.

Cada vez que un envase, una botella, un papel, un litro de aceite, un aparato eléctrico y electrónico no se deposita en su contenedor apropiado, es una pérdida directa de generación de Industria y empleo, por eso desde el Cabildo apostamos para que los residuos dejen de ser un mero desecho y pasen a ser una oportunidad de riqueza para que nuestra isla crezca y  gane en economía verde, gane en competitividad y gane por supuesto en calidad de vida medioambiental.

Apostamos también por seguir formando y sensibilizando a la sociedad tinerfeña en un estilo de vida más sostenible, destacando sus beneficios para el ahorro económico, la generación de empleo y la reducción de la huella ecológica.